top of page
IMG_6374.JPG

De afuera a
mis ventanas

Parte 2

Después de observar las ventanas de otras personas, fue entretenido observar mis propias ventanas desde fuera, ampliando aún más el sentido de vigilancia. Situadas en el decimocuarto piso de un edificio cerca de la carretera Chaoyang North, mis ventanas estaban orientadas hacia el oeste y el norte, la mayoría con una altura de 1.35 metros, excepto las del balcón cerrado del dormitorio, ya que eran ventanales reemplazando la pared. Desde afuera, esas destacaban por sus marcos blancos y sus barras de madera rotas a la izquierda; la ventana del baño también se diferenciaba de las demás al tener la mosquitera subida; mientras que mis ventanas norte estaban adornadas con pegatinas navideñas, facilitando su identificación desde el otro lado de la calle.

Windows5.jpg

Proyecto de ventana de Alper Yesiltas.

Serie de fotos capturando mis propias ventanas desde diferentes puntos de vista.

Aunque el fotógrafo Alper Yesiltas solía fotografía una ventana que daba a su habitación durante doce años (2017) , en lugar de su propia ventana; uno de repente percibe la ventana como un ente vivo. Podemos observar su cortina blanca, su pared cambiando de colores, desde días nevados hasta soleados, y cómo el paso del tiempo transforma gradualmente la ventana hasta que finalmente es destruida, desapareciendo así como la vida misma cuando uno fallece. Esa contemplación activa de la misma ventana a lo largo del tiempo muestra una rara perseverancia en representar el mismo elemento hasta convertirse en una obsesión. En mis fotografías, opté por examinar mis ventanas desde diferentes distancias y ángulos, en lugar de depender de un único marco de referencia, y asimismo pedí a dos vecinos que tomaran una foto de mis ventanas desde afuera, después de indicarles cómo reconocerlas. Curiosamente, compartir mi ubicación exacta con otros disminuyó momentáneamente mi sensación de privacidad.

bottom of page